¿De dónde provienen las apuestas?

¿Qué son las apuestas?

Antes de conocer su procedencia, explicaremos brevemente lo que son las apuestas. Pues bien, una apuesta es una modalidad de juego que basa su funcionamiento en el azar. En una apuesta deben existir como mínimo dos apostadores que cumplirán el papel de participantes. Es importante que en el proceso se establezca a detalle y de forma concreta de lo que se trata la apuesta, la posición en la que se ubican ambas partes y lo que las dos partes van a cobrar de acuerdo a su victoria. 

Para la ejecución de cualquier tipo de apuesta es crucial que exista un tipo de beneficio que convenga a ambas partes, aunque éste no necesariamente tiene que ser el mismo. Por ello, cuando una persona gane, obtiene la satisfacción de la victoria ganando la apuesta, pero previamente ambas partes establecen lo que van a perder o ganar. 

El origen de las apuestas 

Contrario a lo que muchos creen, las apuestas no son una actividad de entretenimiento reciente, sino que su origen se remonta hacia el año 2000 a.C. El origen de los juegos de azar permite contar también las apuestas como uno de ellos, los cuales, a nivel general, tenían el objetivo de ofrecer entretenimiento y diversión como pasatiempo para los que lo intentaran. 

Retomando el origen directo en el año 2000 a.C. se han descubierto hallazgos de jeroglíficos que se remotan a este año de procedencia egipcia, en los cuales se encuentran esculpidos dados, especialmente uno que se pudo ver con mejor detalle que tiene 6 caras y se considera que servía de entretenimiento. Si nos remontamos a la mitología griega, hubo un escrito que revelaba una partida de dados como entretenimiento que fue capaz de desatar una fuerte pelea entre los dioses que participaban. Sin embargo, los dados no son un elemento plenamente griego, pues las reglas sobre este juego se encuentran en la literatura procedente de India. 

Apuestas de dinero 

A mediados del año 3000 a.C se encontraron diferentes jeroglíficos en China donde se evidencia la práctica de las apuestas y donde se intercambiaban, también algunas monedas, es decir, en este momento se evidencia el uso de las apuestas por dinero y para la diversión. Luego de un tiempo, se encontraron evidencias en el Medio Oriente y en Europa. 

Sin embargo, China se considera el epicentro de los juegos de azar. Para el año 500 a.C ya se encontraban juegos de mesa. Los chinos fueron los anfitriones para el uso y desarrollo de las apuestas deportivas en eventos de carreras y hasta peleas, los cuales no sólo incluían la participación de personas, sino también de animales. 

Avance de los juegos de azar 

En China, la invención del papel permite el avance de los juegos de azar y las demás formas de entretenimiento, ofreciendo ventajas como la transportación y el desplazamiento, fáciles de manejar, ligeras y menos pesadas, pero aún así más complejas, lo que empezó a llamar mucho más la atención. Estas características permitieron el origen y la creación de los juegos de cartas. 

Es pertinente afirmar que la época del Renacimiento permitió el desarrollo y la aceptación de los juegos de azar en todo su esplendor. De hecho, fue en esta importante época donde se creó el poker y los juegos de casino. 

En la actualidad, es posible acceder y divertirnos con este tipo de juegos aún sin salir de nuestras casas o del lugar en el que pasamos la mayor parte del tiempo, pues existe un modo de ingresar al juego a través de internet. Existen también para todos los gustos, ya que se cuenta con una gran variedad de juegos de azar que divierten a todos. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *